Uso de Cookies Este sitio web utiliza cookies de terceros para analizar y medir la navegación y mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

San Crispín y San Crispiano

San Crispín y San Crispiano

Según una leyenda francesa, los dos hermanos procedían de una distinguida familia romana. Se convirtieron al cristianismo y huyeron de Roma en dirección a Soissons, Francia, a causa de la persecución del emperador Diocleciano. Allí aprendieron el oficio de zapatero. De día predicaban el Evangelio y de noche confeccionaban zapatos gratuitamente para los pobres.

Cuando el general romano Maximiliano Hercúleo les pidió que renunciaran a su fe y veneraran ídolos paganos, los hermanos San Crispin y San Crispiano se negaron.
Fueron flagelados, picados con leznas, quemados con aceite hirviente y plomo fundido y finalmente arrojados al río con una rueda de molino alrededor del cuello. Entonces ocurrió un milagro: la piedra se aflojó y los zapateros alcanzaron la otra orilla sanos y salvos. Cuando Maximiliano recibió la noticia, mandó que les cortaran la cabeza. Los decapitaron y lanzaron sus cuerpos a los buitres, pero éstos los dejaron intactos. Según otra leyenda, un anciano y su hermano enterraron sus cadáveres por encargo de los ángeles.

San Crispín y San Crispiano
Sin embargo según la tradición inglesa, los dos hermanos eran hijos de la reina de Kent. Perseguidos por el general romano Maximiliano Hercúleo, huyeron disfrazados de campesinos hacia Faversham. Crisprín se convirtió en aprendiz de un zapatero y Crispiano en soldado del ejército romano. Por orden de su maestro, Crispín fue a llevar un nuevo par de zapatos a la hija del emperador Maximiliano (nombrado corregente por Diocleciano). Úrsula y Crispín se enamoraron y se casaron en secreto. Maximiliano se enteró de ello, pero quedó apaciguado por la distinguida precedencia de ambos hermanos y por las gestas heroicas de Crispiano en el ejército romano.

Cuando el gremio de los zapateros fue establecido en la catedral de Paris en 1379 por el rey Carlos el Sabio, los zapateros eligieron a San Crispín y San Crispiano como sus santos patrones, celebrados formalmente el 25 de Octubre.

Calzados Garrido - desde 1932

Calzados Garrido abrió sus puertas al público en 1932. Don Celestino Garrido fue el fundador de la zapatería, sucediéndole Don Jose Garrido.
En la actualidad está al frente del negocio Javier Garrido, la tercera generación. No quedan zapaterías en Oviedo con tanta solera como la nuestra y nos enorgullecemos de ello.

Redes

Facebook
Calzados Garrido La empresa  |  FAQ's  |  Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  985 20 84 06