Uso de Cookies Este sitio web utiliza cookies de terceros para analizar y medir la navegación y mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

Entrevista a Aurora Coll

George's, artesanía contemporánea
16 enero 2012
Hijo de maestro zapatero, Jordi Coll fundador de la firma, comenzó a trabajar desde muy joven en las fábricas de calzado de Inca, Mallorca, aprendiendo el arte de la zapatería tradicional de caballero. Tras años de aprendizaje se aventura en la creación de sus propia empresa familiar: George's.
Amante del mocasín americano y del estilo inglés, dos de los grandes pilares del diseño de la firma, hoy, sus hijos Jorge y Aurora llevan las riendas de la compañía. Un relevo generacional que sigue manteniendo los valores característicos de esta firma artesana, aunando la tradición, pasión y calidad con la innovación, sin abandonar ese aire preppy que ha marcado una carrera de éxito.
George's nace en 1967, aunque sus inicios se remontan mucho antes.
Efectivamente, la historia de George's es una historia familiar en la que destacada la figura de nuestro abuelo, el maestro Mateo, un zapatero que trabajaba bajo pedido desde casa. Mi padre, Jordi Coll, empezó desde abajo en Inca. Primero como mozo y más tarde aprendiendo el arte de la fabricación artesanal del zapato. Se dio cuenta de que lo suyo era el mundo del calzado y comenzó a estudiar patronaje. Al principio pasaba a limpio los patrones de los diseñadores y después comenzó a mostrar sus diseños a las fábricas de la zona. Es el inicio de la empresa familiar que vería la luz más tarde.
Durante años estuvo trabajando como freelance para diferentes empresas. Eran tiempos en los que los artesanos sabían hacer de todo, incluso vender las colecciones puerta a puerta. Casi a finales de la década de los 60, junto a un socio, decide dar el salto y ve la luz George's.
Se podría decir que su padre era un pionero para la época.
Digamos que un poco sí. Ahora se diría de él que es un coolhunter. En aquella época tuvo claro que tenía que crear un producto diferente, algo que no se hiciera en la isla y que le diferenciara. Viajó por Europa y regresó sabiendo que camino tomar: lanzar el mocasín americano y darle a la empresa un aire british.
Afortunadamente contamos con un fondo de museo importante. Poco a poco vamos reorganizando todo ese legado, sobre todo ahora que ha vuelto a pegar tan fuerte la moda de los mocasines y el look preppy.
¿Por qué apostaron por diseños de aire british estando instalados en Inca, cuna del calzado artesano español?
Mi padre viajó por Europa y esos viajes hicieron que regresara con las ideas frescas y nuevas propuestas. Ese aire británico de la firma era sin duda un signo de diferenciación en el mercado mallorquín. Incluso nuestro logo en los inicios era una bandera inglesa, inspiración de un viaje a Londres de mi padre. En la década de los 90 decidimos depurarlo y abandonar esa imagen para homenajear a la figura de nuestro abuelo, el maestro Mateo.
¿Cómo era la empresa de aquel momento?
Pequeña y una gran familia, todavía trabajan con nosotros artesanos que llevan más de 30 años en la casa. Mi padre se rodeó de profesionales que sabían hacer de todo dentro de la empresa, muy técnicos a su manera, pero con un oficio muy claro.
Mi padre, tenía una cosa clara: prefería apostar por la calidad y una manera de trabajar aprendida de su padre en el trabajo a mano, que por el número de pares. Siempre tuvo claro que quería crear productos que le recordaran a su infancia, adaptando todas las nuevas ideas de sus viajes, pero manteniendo los procesos de fabricación del abuelo.
Nosotros básicamente lo que seguimos haciendo es trabajar clásicos y básicos, pero con nuestras propias líneas. Mi padre siempre dibujó sobre horma, algo que he heredado y nunca sobre plano.
Si tuviera que definir a la empresa en una sola palabra, ¿cuál sería?
Sin duda, auténtico.
¿Y cómo se consigue ser auténtico?
Lo más importante es que las materias primas sean de primerísima calidad. Es imposible conseguir unas líneas perfectas y proporcionadas utilizando materiales de segundo nivel. Tenemos la suerte de que mi hermano es la parte técnica de la familia y traduce muy bien mis líneas cuando diseño.
Nosotros no tenemos piezas estándar, cada modelo lleva detrás una historia, una horma específica, un tacón específico y unos materiales específicos. Tenemos una base, dependiendo del estilo de horma, y lo vamos adaptando a lo que demanda la tendencia.
Cómo es el proceso de creación de cada zapato?
Antes de diseñar cualquier modelo, lo primero que decidimos es qué tipo de fabricación queremos producir: kiowa, sacchetto, goodyear. Dependiendo de ese sistema de construcción, adaptas el material más idóneo y sabe qué carácter le darás al zapato. Nosotros seguimos trabajando con las hormas que nos dejó nuestro padre, y lo que hacemos es jugar con enfranques y puntas. Incluso trabajamos con las mismas puntas que el utilizaba, pero dependiendo de las tendencias las alargamos o acortamos.
Una vez que la horma ya está decidida yo, al igual que mi padre, dibujo sobre horma. Creo que quizá esta es una de las diferencias con otras compañías. En el siguiente paso entran en juego los patronistas.
La suerte que tenemos, porque sería imposible trabajar como trabajamos y hacer lo que hacemos, es que todo está centralizado. Diseñamos y producimos en la misma fábrica de Inca, que ha ido creciendo pero sin abandonar los valores. Yo siempre digo que el ADN de George's es el fondo de hormas, patrones, piezas, picados, pespuntes con el que contamos. Todo lo tenemos guardado y todo se sigue utilizando, incluso algunas antiguas máquinas en el taller.
¿Por qué sólo calzado masculino?
Básicamente mi padre creció viendo como el suyo se dedicaba al arte del calzado masculino a mano. Lógicamente no podía ser de otra manera, el aprendió así. Y ahora yo vivo lo mismo, además de ser una gran entusiasta del zapato de caballero.
Ahora hemos decidido crear una línea de señora, que lleva muy poco tiempo en el mercado, y que realmente es una reinterpretación de nuestro catálogo masculino. Es cierto que la tendencia actual del mercado apuesta muy fuerte por este nuevo femenino de corte Oxford, mocasines y zapato plano y siendo expertos en este tipo de hormas, no podíamos quedarnos fuera del mercado. Tenemos un importante mercado Francia, Alemania o Suiza, países en los que las mujeres apuestan mucho por hormas cómodas y zapatos planos de corte masculino, sin perder lo femenino.
¿Qué pieles son básicas?
El curtido francés es una constante desde los orígenes, utilizamos mucho el ante inglés y diferentes tipos de pieles como la boxcalf, bellantick, old England, rois; forros de vacuno para el interior y nuestros pisos de cuero y goma los personalizamos en la. Hemos comenzado a trabajar mucho la piel de charol, muy de tendencia, y en la colección de verano hemos introducido en alguna ocasión el textil, pero preferimos trabajar con pieles de máxima calidad siempre.
En una empresa como la suya, imaginamos que habrá importantes momentos para el recuerdo.
Para nosotros uno de nuestros logros más importantes fue la venta de los primeros 1000 pares para El Corte Inglés. Era un símbolo de que la empresa comenzaba a crecer, no producíamos sólo para nuestros pequeños clientes, George's iniciaba una etapa de producción a mayor escala.
Otro de los grandes momentos llegó en 1993 cuando comenzaron a presentar las colecciones en las ferias internacionales. Mi padre, tan cosmopolita e inquieto en sus inicios, tenía claro que el mercado internacional tenía que llegar. En aquel momento comenzó a darse cuenta que, aún sin hablar idiomas, sus zapatos hablaban por él.
En 1988 entra en la empresa su hermano, Jorge. ¿Es el inicio de los tiempos modernos de George's?
Jorge comenzó a trabajar en el taller durante los veranos y fue impregnándose de la esencia de la empresa y se formó en esa rama. Actualmente él es la parte técnica de la familia y se dedica al patronaje y la producción.
Yo llegué en 1995, un momento en el que poco a poco nos dimos cuenta que el mercado cambiaba y debíamos replanteamos qué hacer. Tuvimos c

Calzados Garrido - desde 1932

Calzados Garrido abrió sus puertas al público en 1932. Don Celestino Garrido fue el fundador de la zapatería, sucediéndole Don Jose Garrido.
En la actualidad está al frente del negocio Javier Garrido, la tercera generación. No quedan zapaterías en Oviedo con tanta solera como la nuestra y nos enorgullecemos de ello.

Redes

Facebook